*

Cualquiera puede cocinar. Comparte tus recetas y participa.

Tips para cocción de la pasta

Visitas: 237 • Tiempo de preparación: 20 minutos
5.0

Hoy aprenderemos ¿Cómo cocinar pasta ?

Ingredientes

Ingredientes para receta

  • 3 litros de agua  
  • sal al gusto  
  • pasta corta al gusto  

Utensilios

  • Olla honda grande
  • Escurridor
  • Sartén
  • Estufa
  • Taza para medir
  • Cuchara

Preparación

 CUECE LA PASTA EN ABUNDANTE AGUA

La pasta se debe cocer siempre en abundante agua salada, se calcula en general un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. El que haya una buena cantidad de agua permitirá que ésta no se pegue entre sí y podamos disfrutar de una pasta bien hidratada.

CALCULA BIEN LA SAL

 ¿cuánta sal? Pues se agrega una cucharada sopera por cada dos litros de agua, lo que viene a ser 1,5 gr por litro de agua. Este es el punto justo para que no quede muy salado o con poca sal.

La sal hay que añadirla cuando el agua empieza a hervir, no antes.

NO AÑADAS ACEITE NI MANTEQUILLA

Uno de los grandes errores que cometemos de manera reiterada a la hora de cocinar la pasta es añadir aceite al agua donde vamos a cocinarla. El aceite provoca que la pasta adquiera una película escurridiza que no la favorece.

Si no quiere que se pegue la pasta, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.

EL MOMENTO PERFECTO PARA AÑADIR LA PASTA

Cuando el agua comience a hervir y después de añadir la sal, será el momento exacto para añadir la pasta manteniendo siempre la temperatura de cocción, es decir, vamos a mantener el agua hiriviendo. Nunca agregues la pasta antes de que el agua esté bien burbujeante, pues corremos el riesgo de que termine pasándose.

Una vez que esté dentro del agua, remueves sólo una vez y comienzas a calcular el tiempo de cocción en función del tiempo recomendado por el fabricante (viene indicado en el paquete de la pasta que hayas comprado). Esto es fundamental pues todas las pastas no son iguales y requieren un tiempo distinto para conseguir que la pasta esté en el punto perfecto.

 

PASTA AL DENTE

El tiempo de cocción y todos los pasos anteriores son fundamentales para conseguir una buena textura en la pasta. Ésta ha de comerse “al dente“, lo que significa que la parte central de la pasta no estará cocida del todo y la pasta en sí mantiene su forma.

Además si la receta indica que la pasta debe ser gratinada en el horno o mezclada en el sartén con la salsa, es mejor que esté un poco cruda porque continuará la cocción en el horno o la sartén.

 

PASO PREVIO A LA RETIRADA: AGUA FRÍA

Una vez que comprobamos que está justo al dente agregamos un vaso de agua fría sobre el agua que está hirviendo.

SACA LA PASTA SIN PASARLA POR AGUA FRÍA

Una vez que apagamos el fuego hay que esperar unos segundos y a continuación pasar por un colador. La mejor recomendación es que reserves un poco del agua de la cocción por si acaso fuera necesaria para la salsa que estamos preparando.

 

CÓMO INCORPORAR LA SALSA

La salsa tiene que estar lista en el momento en que la pasta llegue su punto perfecto de cocción. Es importante tener caliente la salsa, sea casera o comprada, en una sartén donde podamos incorporar toda la pasta para saltearla en conjunto durante pocos minutos, más tiempo podría implicar que la pasta se pase.

No todas las salsas para la pasta son calientes, como el pesto, tenerlo en cuenta para poder tener el pesto a una temperatura media que combine bien con la calidez de la pasta recién hecha.

En los platos de pasta con salsas cuya base sea el aceite, o por ejemplo si el plato lleva mariscos o pescado, no debemos poner queso parmesano, pues arruina el sabor.

Ya que estamos hablando sobre el queso parmesano, debemos indicar que, cuando lo pongamos para acompañar la pasta, se debe cuidar de hacerlo de la siguiente forma: rallar el queso grueso si va con pasta corta y fino si va con pasta larga.

El queso debe ser agregado después de que la pasta haya absorbido un poco la salsa. También podemos llevarlo a la mesa aparte, para que cada uno se sirva en su plato. Lo ideal es rallarlo en el momento, para que no se seque y se funda mejor con la pasta y la salsa.

 

SALSAS PARA PASTA LARGA Y PASTA CORTA

Las salsas cuya base sea el aceite se usan fundamentalmente para acompañar la pasta larga; mientras que salsas basadas en crema, suelen ser para la pasta corta. La salsas de tomate en sus diversas formas pueden acompañar ambos tipos de pasta.

 

PASTA FRÍA

La pasta también es riquísima fría, en ensalada, pero es necesario que esté al dente, de lo contrario se pega y aborbe demasiado aceite al condimentarla. Si usas la pasta fría, después de colarla debes pasarla inmediatamente por agua fría. De esta manera además de cortar la cocción, se elimina algo del almidón que es lo que hace que la pasta se pegue. Si no la vas a condimentar en el momento, ponle un poco de aceite para que no se pegue.

Tips para cocción de la pasta

Cocina y Comparte © Fotógrafo: A Taste with Taste

Preparación

 CUECE LA PASTA EN ABUNDANTE AGUA

La pasta se debe cocer siempre en abundante agua salada, se calcula en general un litro de agua por cada 100 gramos de pasta. El que haya una buena cantidad de agua permitirá que ésta no se pegue entre sí y podamos disfrutar de una pasta bien hidratada.

CALCULA BIEN LA SAL

 ¿cuánta sal? Pues se agrega una cucharada sopera por cada dos litros de agua, lo que viene a ser 1,5 gr por litro de agua. Este es el punto justo para que no quede muy salado o con poca sal.

La sal hay que añadirla cuando el agua empieza a hervir, no antes.

NO AÑADAS ACEITE NI MANTEQUILLA

Uno de los grandes errores que cometemos de manera reiterada a la hora de cocinar la pasta es añadir aceite al agua donde vamos a cocinarla. El aceite provoca que la pasta adquiera una película escurridiza que no la favorece.

Si no quiere que se pegue la pasta, lo único que hay que hacer es calcular bien la cantidad de agua a utilizar para la cocción.

EL MOMENTO PERFECTO PARA AÑADIR LA PASTA

Cuando el agua comience a hervir y después de añadir la sal, será el momento exacto para añadir la pasta manteniendo siempre la temperatura de cocción, es decir, vamos a mantener el agua hiriviendo. Nunca agregues la pasta antes de que el agua esté bien burbujeante, pues corremos el riesgo de que termine pasándose.

Una vez que esté dentro del agua, remueves sólo una vez y comienzas a calcular el tiempo de cocción en función del tiempo recomendado por el fabricante (viene indicado en el paquete de la pasta que hayas comprado). Esto es fundamental pues todas las pastas no son iguales y requieren un tiempo distinto para conseguir que la pasta esté en el punto perfecto.

 

PASTA AL DENTE

El tiempo de cocción y todos los pasos anteriores son fundamentales para conseguir una buena textura en la pasta. Ésta ha de comerse “al dente“, lo que significa que la parte central de la pasta no estará cocida del todo y la pasta en sí mantiene su forma.

Además si la receta indica que la pasta debe ser gratinada en el horno o mezclada en el sartén con la salsa, es mejor que esté un poco cruda porque continuará la cocción en el horno o la sartén.

 

PASO PREVIO A LA RETIRADA: AGUA FRÍA

Una vez que comprobamos que está justo al dente agregamos un vaso de agua fría sobre el agua que está hirviendo.

SACA LA PASTA SIN PASARLA POR AGUA FRÍA

Una vez que apagamos el fuego hay que esperar unos segundos y a continuación pasar por un colador. La mejor recomendación es que reserves un poco del agua de la cocción por si acaso fuera necesaria para la salsa que estamos preparando.

 

CÓMO INCORPORAR LA SALSA

La salsa tiene que estar lista en el momento en que la pasta llegue su punto perfecto de cocción. Es importante tener caliente la salsa, sea casera o comprada, en una sartén donde podamos incorporar toda la pasta para saltearla en conjunto durante pocos minutos, más tiempo podría implicar que la pasta se pase.

No todas las salsas para la pasta son calientes, como el pesto, tenerlo en cuenta para poder tener el pesto a una temperatura media que combine bien con la calidez de la pasta recién hecha.

En los platos de pasta con salsas cuya base sea el aceite, o por ejemplo si el plato lleva mariscos o pescado, no debemos poner queso parmesano, pues arruina el sabor.

Ya que estamos hablando sobre el queso parmesano, debemos indicar que, cuando lo pongamos para acompañar la pasta, se debe cuidar de hacerlo de la siguiente forma: rallar el queso grueso si va con pasta corta y fino si va con pasta larga.

El queso debe ser agregado después de que la pasta haya absorbido un poco la salsa. También podemos llevarlo a la mesa aparte, para que cada uno se sirva en su plato. Lo ideal es rallarlo en el momento, para que no se seque y se funda mejor con la pasta y la salsa.

 

SALSAS PARA PASTA LARGA Y PASTA CORTA

Las salsas cuya base sea el aceite se usan fundamentalmente para acompañar la pasta larga; mientras que salsas basadas en crema, suelen ser para la pasta corta. La salsas de tomate en sus diversas formas pueden acompañar ambos tipos de pasta.

 

PASTA FRÍA

La pasta también es riquísima fría, en ensalada, pero es necesario que esté al dente, de lo contrario se pega y aborbe demasiado aceite al condimentarla. Si usas la pasta fría, después de colarla debes pasarla inmediatamente por agua fría. De esta manera además de cortar la cocción, se elimina algo del almidón que es lo que hace que la pasta se pegue. Si no la vas a condimentar en el momento, ponle un poco de aceite para que no se pegue.

Tips para cocción de la pasta

Cocina y Comparte © Fotógrafo: A Taste with Taste

Ingredientes

Ingredientes para receta

  • 3 litros de agua  
  • sal al gusto  
  • pasta corta al gusto  

Utensilios

  • Olla honda grande
  • Escurridor
  • Sartén
  • Estufa
  • Taza para medir
  • Cuchara

Comentarios

User avatar
Para poder escribir un comentario debes iniciar sesión
Reporta un error   aquí