*

Tomates rellenos de queso y espinacas

Al estilo Norma Cebrián

Porciones: 4 | Tiempo: 25 min

Ingredientes toda la receta
  • 1/2 pieza de cebolla blanca
  • pimienta negra molida al gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 4 piezas de jitomate bola
  • 4 manojos de espinaca
  • 1 diente de ajo
  • 8 rebanadas de queso panela
  • sal al gusto
Utensilios
  • tabla para picar
  • cuchillo
  • Olla honda mediana
  • cucharas para medir
  • sartén abierto
  • Pala
  • charola para horno
  • horno
  • estufa
Modo de preparación

 Lavar con suficiente agua los tomates. Cortar la parte superior del tomate y cortar la parte inferior para poder colocarlos en la charola y que no se muevan. 

Retirar la pulpa con la ayuda de una cuchara y salpimentar cada uno por dentro. Colocarlos boca abajo en una charla y dejar escurrir. 

Para blanquear las espinacas, hervir mucha agua en una olla honda y sumergir las espinacas durante 30 segundos. Sacarlas del agua y sumergir en un tazón con un poco de agua con hielos durante 20 segundos. Escurrir y picar. 

Asar cada rebanada de queso en un sartén hasta que queden doradas por ambos lados. Dejar enfriar y picar en cuadros pequeños. 

Sofreír el ajo y la cebolla en un sartén durante un par de minutos. Añadir las espinacas y continuar cociendo durante 10 minutos. Agregar sal, pimienta, el queso picado y mezclar bien. 

Rellenar cada tomate y colocarlos en la charola.  

Precalentar el horno a 180° C y hornear de 10 a 20 minutos hasta que el tomate se suavice.  

Servir calientes.

Paso a paso

Paso 1

Sal al gusto 1/2 pieza de cebolla blanca Pimienta negra molida al gusto 8 rebanadas de queso panela 1 diente de ajo 1 cucharada de aceite de oliva 4 manojos de espinaca 4 piezas de jitomate bola

 

Paso 2

Lavar con suficiente agua los tomates. Cortar la parte superior del tomate y cortar la parte inferior para poder colocarlos en la charola y que no se muevan.

 

Paso 3

Retirar la pulpa con la ayuda de una cuchara y salpimentar cada uno por dentro. Colocarlos boca abajo en una charla y dejar escurrir. Para blanquear las espinacas, hervir mucha agua en una olla honda y sumergir las espinacas durante 30 segundos. Sacarlas del agua y sumergir en un tazón con un poco de agua con hielos durante 20 segundos. Escurrir y picar. Asar cada rebanada de queso en un sartén hasta que queden doradas por ambos lados. Dejar enfriar y picar en cuadros pequeños. Sofreír el ajo y la cebolla en un sartén durante un par de minutos. Añadir las espinacas y continuar cociendo durante 10 minutos. Agregar sal, pimienta, el queso picado y mezclar bien. Rellenar cada tomate y colocarlos en la charola. Precalentar el horno a 180° C y hornear de 10 a 20 minutos hasta que el tomate se suavice. Servir calientes.